editorial -- ·---,_ ·-- ---...._ ~ -Escribir este Editorial es aventurar un riesgo ... No escribirlo sería silenciar por pusilánime prudencia la información sobre unos acontecimientos de signo adverso (adversos en principio al me-nos, a lo que trata de ser la actividad armónica y wsitiva -si bien que abierta a todas las opiniones-, de una política colegial cons-tructiva) que han venido a acaecer en estos meses que forman la primera parte del verano. Si hemos de ser consecuentes con nuestra linea de información total y objetiva de una parte, y de otra con nuestra postura libre y democráticamente respetuosa para con todo cuanto nos atañe, nada debe objetar que con la misma actitud que desde estas pági-nas hemos subrayado logros colegiales por todos celebrados, demos ahora cumplida noticia de tres situaciones, que si bien diferentes, tienen el factor común de la crítica o la censura o la negación a actuaciones consumadas o pretendidas del Colegio y más concrecionadas en la persona de nuestro Presidente. En distintas partes de este Boletín se contienen las informa-ciones correspondientes a estos temas. cuya lectura integral sería deseable para obtener una idea lo más e_xacta posible de los mis-mos. Podríamos titularlos así: Acuerdo de la Junta de Gobierno del Colegio _de Guipúzcoa en relación con unas manifestaciones de don Eduardo González Vela-yos, como Presidente del Colegio del Centro. Denegación por el Consejo Superior de la petición formulada por nuestro Colegio para la celebración de un Consejo Extraordinario. Y Propuesta del Presidente de la Delegación de Avila de una moción de Censura a la Junta delegada de Cabecera por supuesto incumplimiento de acuerdo relativo a un préstamo a la Delegación de Soria. Sin entrar ni salir aquí en las motivaciones que puedan haber sido originarias de cada uno de estos casos, nos limitamos a seña-lar su existencia ·como tema que por su mayor a menor polémica e interés , han caracterizado y dado .color, ardor y caTor a la activi-dad colegial en esta época del año ya de suyo, suficientemente cálida. En cualquier caso, tales situaciones -si bien que no nos divier-te que sucedan- son reveladoras de la existencia de una acción decidida, un contraste ideológico, una inquietud io.ven ... Todo es preferible al inmovilismo, a la i ndiferencia o a la calma, adocenada. -3 -
< Page 2 | Page 4 >